TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

€0,00 Actualizar Carrito

Precio no incluye entrega ni descuentos (siguiente paso).

¿Recogida en tienda?


160 años de Santa Teresa: Conoce nuestra historia

Se dice pronto ¿verdad? Ciento sesenta años no se cumplen todos los días, por eso para nosotros este 2020 estaba marcado en rojo en el calendario. Ninguna empresa de Ávila y muy pocas en España son tan longevas como Santa Teresa y es algo que no hubiéramos conseguido sin el apoyo de nuestra gran familia. Sois todas y cada una de las personas que alguna vez habéis disfrutado de nuestros productos las que habéis hecho posible que hayamos llegado hasta aquí. Este camino lo hemos recorrido juntos y esperamos que nos sigas acompañando. Hoy queremos echar la vista atrás y rememorar cómo lo hemos conseguido.

Siglo XIX: Los inicios de Santa Teresa

¿Sabes que estaba pasando en 1860 en el mundo? Cuando nació Santa Teresa la vida era muy diferente a la que hoy conocemos.  El planeta entero vivía inverso en una tremenda inestabilidad política. En nuestro país aún faltaban casi diez años para las primeras elecciones con sufragio universal masculino y estábamos inmersos en conflictos bélicos con las antiguas colonias en Sudamérica. Por supuesto no había teléfonos, ni coches, ni red eléctrica.

Ávila luchaba por escapar de una decadencia que acompañaba a todo el país. Por aquel entonces, Gustavo Adolfo Bécquer escribió estas líneas sobre la ciudad que ilustran a la perfección lo que era:

“Casi perdida entre la niebla del crepúsculo y encerrada dentro de sus dentellados murallones, la antigua ciudad, Ávila, la de las calles oscuras, estrechas y torcidas, la de los balcones con guardapolvo, las esquinas con retablos y los aleros salientes. Allí está la población, hoy como en el siglo XVI, silenciosa y estancada.”

Y entre tanta bruma, uno de sus habitantes, Isabelo Sánchez, funda junto a su familia una pequeña confitería en el centro de la ciudad llamada “La Dulce Avilesa” que tras más de un siglo continúa ubicada en su emplazamiento original. Allí, con esmero y dedicación nació el que ha sido y será el emblema de nuestra empresa y de Ávila: Las Yemas de Santa Teresa.

Siglo XX: Crecimiento y reputación

Con el paso de las décadas La Dulce Avilesa cambió su nombre a La Flor de Castilla y poco a poco se fue convirtiendo en uno de los lugares de referencia de la capital. Durante la primera década del siglo XX, muchos intelectuales de la época pasaron alguna tarde en las tertulias que se realizaban al calor de una taza de café. Algo que continuó tras la Guerra Civil, dando cobijo a celebridades tan reconocidas como Camilo José Cela o Miguel Delibes.

De la mano de la situación social, Santa Teresa fue elaborando nuevos dulces que los abulenses compraban para disfrutarlos especialmente en las fechas más familiares como la Navidad, el día de Todos los Santos o Pascua. Las Yemas de Santa Teresa, los huesillos y tantas y tantas recetas se convirtieron en una tradición que todavía hoy se celebra.

El crecimiento fue tal, que entre los años ochenta y noventa Santa Teresa decidió dar un paso trascendental y ampliar su gama de productos sin perder de vista los postres y manteniendo siempre una premisa: la alimentación sana. Una de esas nuevas incorporaciones fue nuestra famosa carne de membrillo, elaborada bajo la receta tradicional. A pesar de la evolución de la tecnología y las herramientas, el compromiso de Santa Teresa siempre ha sido el de ofrecer productos elaborados con ingredientes cien por cien naturales, que contribuyan al bienestar de cada persona que los pruebe.

 

Siglo XXI: Innovación y expansión

Ya en fechas más cercanas, Santa Teresa ha logrado convertirse en uno de los referentes alimentarios de Ávila y en una marca reconocida en todo el país. Hoy en día nuestros productos se comercializan en más de veinte países como Francia, Bélgica, Japón o Estados Unidos, además de contar con distintos Centros Gastronómicos en Ávila y Madrid.

 

 

Con tu ayuda hemos conseguido que nuestros gazpachos, salmorejos o mayonesas acaparen buenas críticas y, sobre todo, consumidores fieles y satisfechos. Después de 160 años, la simiente de La dulce Avilesa se ha convertido en una compañía que trabaja para ofrecerte lo mejor de la alimentación. Colaboramos con empresas de todo el mundo para que en nuestra web y tiendas puedas encontrar los mejores productos gourmet, sin olvidarnos por supuesto de nuestras queridas Yemas de Santa Teresa.

En este artículo queremos firmar un pacto contigo que nos estás leyendo, por el que nos comprometemos a seguir trabajando con ilusión para que continuemos muchos más años compartiendo mantel, sonrisas y momentos contigo. Muchas gracias y felicidades, porque este aniversario también es tuyo.