TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

€0,00 Actualizar Carrito

Precio no incluye entrega ni descuentos (siguiente paso).

¿Recogida en tienda?


5 ideas para degustar las cremas de verduras Santa Teresa

 

¿A quién no le gustan los platos de cuchara? En estos meses tan fríos no hay nada como un buen cuenco de crema de verduras para entrar en calor. No solo son agradables al paladar, también aportan multitud de vitaminas y son un plato ideal para mantener una dieta sana.

Como sabes, en Santa Teresa elaboramos una amplia gama de cremas siguiendo recetas tradicionales y sin ningún tipo de aditivo. Las cocinamos con ingredientes naturales de máxima calidad, seleccionados cuidadosamente para que disfrutes de una experiencia gastronómica única. Además, están listas para poderlas consumir en el acto, solo tienes que calentarlas y servirlas.

Pero si quieres salir de la monotonía, las cremas de verdura Santa Teresa ofrecen múltiples posibilidades para que podamos utilizarlas en distintas recetas. Hoy queremos proponerte algunas alternativas que te ayudarán a probar algo distinto en tu mesa.

Con toppings saludables

Basta con añadir algún ingrediente extra en nuestras cremas para darles un toque diferente. No hay nada como el contraste que genera un bocado crujiente en un plato de cuchara. Podemos apostar por lo veggie, horneando por ejemplo unos picatostes de patata que encantarán a los más pequeños de la casa.

Siguiendo esa línea, te recomendamos los típicos garbanzos crujientes que en muchas ocasiones consumimos en nuestros aperitivos o los chips de kale que tan de moda están en los últimos tiempos. Cada cucharada marcará la diferencia.

 

 

Con carnes guisadas

Las cremas de verduras Santa Teresa funcionan muy bien con la carne. Tendremos por arte de magia una salsa saludable y deliciosa que aportará un añadido de sabor a nuestros guisos.

Puedes probar la Crema de Calabaza Santa Teresa con unas carrilleras de ternera y comprobarás cómo combina a la perfección con esas piezas tan jugosas. Basta con marcarlas con aceite de oliva virgen extra y dejar que se cocinen posteriormente con la crema. Otra opción muy interesante es cocinar un estofado de cerdo con patatas y pimientos al que añadiremos como base la Crema de la Huerta Santa Teresa.

En pastas frescas

 

 

La pasta fresca es un producto que agrada a la mayoría de los comensales. Grandes y pequeños disfrutan de ese tipo de platos que a veces requieren demasiado tiempo en prepararlos como se merece. Si buscas una alternativa rápida, saludable y divertida te proponemos utilizar una de nuestras cremas. Abre nuestra Crema de Champiñones Santa Teresa, viértela sobre unos rigatoni recién cocidos, cúbrelos con queso Grana Padano rallado y ponlos cinco minutos a gratinar. ¡Tendrás un plato insuperable!

Con pollo y frutos secos

El pollo debería ser un fijo en nuestra dieta. Es ligero, sano y jugoso, pero lo mejor de todo es que se pueden cocinar muchas recetas, ya que es un producto muy agradecido con los distintos maridajes.

Te proponemos cocinar unas pechugas de pollo tiernas con frutos secos junto con la Crema de Calabaza Santa Teresa. Tan solo necesitarás unos buenos filetes de pollo, dátiles, pasas, cacahuetes y la crema. Fríe primero las pechugas, añade los frutos secos y cocina todo a fuego lento añadiendo nuestra crema. ¡Está para chuparse los dedos!

 

 

Con pescados blancos

Hay muchas maneras de preparar el pescado, pero una de las más extendidas es con salsa. Merluza en salsa verde, lenguado con salsa de setas, hojaldre de salmón con salsa de calabacín… ¿Y sabes lo mejor de todo? Que puedes hacer todas ellas de una manera mucho más sencilla si utilizas las Cremas de Verduras Santa Teresa. Cocina el pescado a fuego lento con las cremas, nápalas, gratínalas u hornéalas. Las posibilidades son muchas y en todas casan bien.

¿Y por qué no utilizarlas con pescados en conserva? El atún blanco (o bonito del norte) es perfecto para elaborar la receta que te planteamos a continuación. Hornea unas patatas grandes durante media hora, cuando estén lo suficientemente blandas sácalas y ábrelas por la mitad. Con la ayuda de un tenedor ahueca cada una de las patatas y rellénalas con el atún. Posteriormente salséalas con la crema Santa Teresa que más te guste, nosotros te recomendamos la Crema de Calabacín Santa Teresa.

Cremas de Verduras Santa Teresa