TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

€0,00 Actualizar Carrito

Este resumen del carrito no incluye ni gastos de envío ni descuentos que se reflejarán al continuar con el pago

¿Recogida en tienda?


Alimentos que nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo

 

El ritmo de vida tan agitado que llevamos, las presiones laborales, el cuidado del hogar, los problemas de salud o los personales, provocan que nuestro estado de ánimo no siempre sea el óptimo. En esta problemática, principalmente de signo psicológico, juega un gran papel el tipo de alimentación que llevemos.

Cuando tenemos ansiedad, depresión o atravesamos por un largo periodo de inactividad, comemos peor. Esto es debido a que el control cognitivo de la alimentación falla y consumir productos grasientos nos resulta más fácil. Esa voz que nos invita a ser moderados se apaga y tomamos lo que no debemos.

Distintos estudios científicos afirman que ciertos alimentos nos ayudan a elevar los niveles de endorfinas y serotonina. Estas hormonas son las que se liberan tras hacer deporte o grandes esfuerzos físicos y actúan como analgésicos naturales. Nos regalan una notable sensación de calma que nos aleja de depresiones, fomenta una buena digestión y nos ayuda a conciliar el sueño.

¿Sabes cuáles son estos alimentos? A continuación, te lo contamos, así como algunas ideas para incluirlos en nuestra dieta.

Pescado azul, fuente de omega 3

La presencia de Omega 3 en los alimentos estimula la producción de serotonina. Sin duda, el pescado azul es rico en este ácido graso. Pero no solo favorece al estado de ánimo, también reduce el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con la actividad neuronal, como el Alzheimer y previene otras como la diabetes.

El salmón, las sardinas, los boquerones, las anchoas, el atún o la caballa son algunos de los más recomendados puesto que tienen alrededor de un 10% de grasa. Recuerda que el pescado azul es muy fácil de reconocer, puesto que ese es el color que adquiere su piel fuera del agua. Los médicos recomiendan su consumo al menos tres veces por semana y podemos tomarlo de mil formas, a la plancha, en salsa, en ensalada, sándwiches... ¡Tú decides!

Frutos secos como fuente de magnesio

Las almendras, los pistachos o las nueces son ricas en magnesio. Este es un mineral con grandes propiedades relajantes y que también es necesario para la síntesis de serotonina. Las nueces y los pistachos nos aportan 120 mg de magnesio por cada 100 g de producto, mientras que las almendras 270 mg. Estas últimas contienen además grandes dosis de tirosina, un aminoácido que interviene en la producción de dopamina, la llamada hormona de la felicidad.

Los frutos secos son unos ingredientes muy interesantes para utilizarlos en nuestra dieta diaria. Los podemos tomar junto a batidos de fruta, con yogur, como crujiente para rebozar, en ensaladas, en guisos de carne o como relleno de pastas entre otras muchas opciones.

Chocolate y sus derivados

Un clásico cuando hablamos de aumentar el estado de ánimo en cuestiones gastronómicas es el chocolate. Pero lejos de ser un falso mito, su aporte es de los más destacados de toda la pirámide alimenticia.

Entre sus múltiples beneficios, el chocolate negro, con más de un 65% de pureza, contiene una gran cantidad de antioxidantes. Pero en lo que se refiere al estado de ánimo, estimula el área cerebral relacionada con el placer, debido a la presencia de feniletilamina, un neurotransmisor incluido dentro de los conocidos como “químicos del amor”. Contribuye a la estimulación del sistema nervioso central, nos proporciona energía extra y favorece la concentración. En Santa Teresa nos encanta el chocolate y te lo ofrecemos de formas tan distintas como en las ChocoYemas Santa Teresa, o en Tableta de chocolate negro rellena de nuestro Membrillo.

 

 

Las legumbres y su aporte de triptófano

Las semillas de soja, las lentejas, los garbanzos o las habas son las legumbres que aportan mayor cantidad de triptófano al organismo. Este aminoácido conforma las proteínas de nuestro cuerpo y es un precursor de la serotonina. El organismo lo necesita para producirla y hemos de consumir de manera externa, ya que no producimos triptófano por nosotros mismos.

Existe la creencia que solo se encuentra en los alimentos de alto contenido proteico, como la carne, los huevos o los lácteos, pero nada más lejos de la realidad. Aunque es cierto que es difícil encontrarlo en fuentes vegetales, las legumbres son una vía estupenda para incluirlo en nuestra dieta. La soja probablemente la legumbre con mayor contenido de triptófano, que llega a los 532 mg de este aminoácido por 100 gr.

Pero además de contribuir a la generación de serotonina, también hace lo propio en la síntesis de la melatonina, la hormona encargada de regular el sueño. Por ambos aportes el triptófano es conocido como un antidepresivo natural y es un motivo más para incluir cada semana unos buenos platos de legumbres.