TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío.

¿Recogida en tienda?


Planifica tus vacaciones de verano: 6 destinos muy interesantes en Castilla y León

 

El verano está a la vuelta de la esquina. En un abrir y cerrar de ojos estaremos en plena época estival que siempre ha sido sinónimo de vacaciones. Un tiempo para disfrutar de viajes, relajación, experiencias y buena gastronomía. Si bien es cierto que este año volverá a ser atípico como el anterior, no quiere decir que no podamos disfrutar de un merecido tiempo de descanso.

La costumbre de viajar fuera de España se antoja casi obligatorio para todo aquel que quiera disfrutar de unos días de desconexión total. Pero tal vez estemos equivocados. Si algo hemos aprendido en un año con tantas limitaciones, es que tenemos muchas cosas buenas delante de nuestros ojos y que nos cuesta valorar. En estos meses hemos vuelto a dar importancia al café con un amigo, al abrazo de un ser querido o regresar a una sala de cine. Y otra de esas cosas es el enorme patrimonio que tenemos a nuestro alrededor.

¿Por qué no se puede disfrutar de unas buenas vacaciones dentro de nuestro país? En Santa Teresa estamos convencidos de que es así. Por eso hoy hemos seleccionado seis destinos de nuestra comunidad que seguro que te encantan. Te invitamos a visitar Castilla y León y descubrir todos sus tesoros. Abróchate el cinturón que nos ponemos en marcha.

La ruta de los castillos

 

 

El legado histórico de Castilla y León es enorme. Durante siglos, estos dos reinos albergaron bajo su manto a reinas, reyes, caballeros, héroes y personajes célebres. Seguro que te suenan los nombres de Rodrigo Díaz de Vivar, doña Jimena, los reyes Sancho y Alfonso o la reina Urraca. Libros como Sidi de Pérez Reverte o la serie de televisión El Cid los han traído de vuelta al imaginario colectivo en los últimos años.

Pues bien, existe una ruta que recorre todos los castillos y fortalezas donde estas y otras personalidades históricas vivieron. Sus estructuras son espectaculares y además mantienen un perfecto estado de conservación. El Castillo de la Mota (Medina del Campo), el de Ponferrada, el de Coca (Arévalo) o por supuesto el Castillo de Almenar (Soria), son algunas de las visitas más recomendadas y que te harán viajar a una de las épocas más apasionantes.

Salamanca, la ciudad universitaria por excelencia

<"Advierte, hija mía, que estás en Salamanca, que es llamada en todo el mundo madre de las ciencias, y que de ordinario cursan en ella y habitan diez o doce mil estudiantes, gente moza, antojadiza, arrojada, libre aficionada, gastadora, discreta, diabólica y de buen humor">

Esta es una cita de Miguel de Cervantes en su obra “El licenciado vidriera”. Y es que esta ciudad ha sido cuna del saber desde el siglo XIII, cuando se fundó su Universidad, la más antigua de España y la tercera de Europa. En Salamanca se respira un ambiente especial que no se puede comparar a ninguna ciudad del mundo. Durante todo el año sus calles y cafeterías están llenas de estudiantes que riegan de alegría toda la población. Cada rincón, esquina, parque o facultad tienen su historia. Hay cientos de lugares imperdibles en la ciudad. Uno de ellos es el romántico Huerto de Calixto y Melibea, el famoso jardín de la obra La Celestina de Fernando de Rojas, donde los protagonistas tenían sus encuentros furtivos. No hay que dejar de visitar la fachada de la Universidad si queremos encontrar la famosa rana, mientras resuena en nuestra mente el Gaudeamus igitur. Hay mucho más: la Plaza Mayor, el Palacio de Anaya, la ribera del Tormes, las facultades…Toda Salamanca en sí es una obra de arte que invita a largos paseos a quienes la visitan. ¿Y qué comer? Salamanca es muy rica en gastronomía, pero sus platos más famosos son el hornazo, la chanfaina o el jamón de Guijuelo.

Aranda de Duero, tierra de vinos

La tierra del vino en Castilla y León tiene como capital esta localidad de la provincia de Burgos. Alrededor de Aranda se sitúan decenas de bodegas y viñedos, muchos de ellos visitables, cunas de uno de los mejores vinos de España, el Ribera del Duero. Es un destino perfecto para los amantes del enoturismo, puesto que podrán realizar catas y visitar museos sobre esta bebida. Además, fue nombrada Ciudad Europea del Vino en el año 2020.

También es famosa por su popular festival de música Sonorama, que año tras año atrae a miles de personas para escuchar grupos indi de primer nivel nacional e internacional.

Urueña, la Villa Europea del Libro

A pocos kilómetros de Valladolid se encuentra Urueña, un pequeño y precioso pueblo amurallado que está dedicado por completo a las letras. En él apenas viven doscientos habitantes, pero eso no es impedimento para que funcionen once librerías y cinco museos. En el año 2007 fue nombrada Villa del Libro Europea, la única de toda España y durante todo el año se celebran diferentes festivales y encuentros culturales que merecen mucho la pena.

Está enmarcada en plena Meseta Central, con increíbles vistas a los campos castellanos.

Un regalo: la Sierra de Gredos

 

 

En el sur de la provincia de Ávila se encuentra la Sierra de Gredos, un auténtico paraíso dentro de Castilla y León. Sus paisajes verdes, llenos de densos pinares, piornos amarillos, variada fauna y escarpadas cumbres, la convierten en un auténtico reclamo para los turistas de los alrededores. Hay pueblos encantadores como Hoyos del Espino, Navacepeda de Tormes o Cuevas del Valle que no te puedes perder.

Está repleta de vestigios de culturas ancestrales como calzadas romanas o castros vetones. La oferta de ocio es muy amplia con rutas a pie o a caballo, baños en lagunas, deportes de aventura y por supuesto lo mejor de la gastronomía abulense como cochinillo, patatas revolconas o cordero.

Dos rincones de Segovia: Pedraza y Sepúlveda

Por último, te invitamos a conocer preciosas localidades de la provincia de Segovia. Pasear entre sus calles nos aporta recogimiento, reflexión y calma. Ambas poblaciones fueron fundadas alrededor del siglo XI y conservan buena parte de su patrimonio intacto. Están separadas por apenas treinta kilómetros.

Cada mes de julio, en Pedraza se celebra el “Concierto de las velas” donde los habitantes del pueblo llenan sus calles con candelabros para que la ciudad se ilumine con su luz y se celebren conciertos de música tradicional.

Sepúlveda, por su parte, está a los pies del río Duratón, famoso por sus desfiladeros de aguas bravas y su inconfundible paisaje de las Hoces. Destacan, también, sus tiendas de artesanía y sus restaurantes de comida castellana de primer nivel donde saborear su famoso tostón y otros asados. Una escapada que te hará volver a muchos siglos atrás.