Por qué envejecemos y cómo podemos hacerlo bien – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+6,90€).

¿Recogida en tienda?


Por qué envejecemos y cómo podemos hacerlo bien

 

Sin duda, el tema que más ha ocupado el tiempo de los investigadores a lo largo de la historia de la humanidad es la vida. Su origen, comportamiento y desarrollo han copado teoremas, estudios y postulados. Con el paso de los siglos cada vez sabemos más sobre cómo funciona nuestra línea vital. Sin duda un asunto que ha preocupado y preocupa a la gran mayoría de personas. Es cierto que no podemos detener el paso del tiempo, pero gracias a los avances científicos sí podemos saber por qué se produce el proceso del envejecimiento.

En el siguiente artículo vamos, no solo a conocerlo, sino también a darte algunos consejos para que podamos hacerlo con salud y felicidad. Como puedes imaginar, aquí la alimentación tiene mucho que decir. ¿Nos acompañas?

El proceso de envejecimiento en nuestro organismo

Como puedes imaginar, se trata de un tema complejo. Para explicarlo con palabras llanas y de manera sencilla, hemos de comprender que las células de nuestro cuerpo se regeneran constantemente. Existen muchos factores, pero este es el más destacado por los científicos. De modo que, si nos hacemos una herida, con el paso de los días produciremos nuevas células y el tejido se verá construido de nuevo.

Las células transmiten ADN a medida que se dividen y este, está protegido por los llamados telómeros. Ellos van menguándose con el paso del tiempo y cuando dicha protección se reduce, la creación de nuevos tejidos es cada vez menos efectiva al verse interrumpido el llamado ciclo celular.

Para ser más claros, esto supone que poco a poco nuestra masa muscular es menor, al igual que la densidad ósea, el aspecto de la piel empeora o la flexibilidad de los cartílagos disminuye.

¿Cómo afecta la alimentación al envejecimiento?

 

 

Nuestro cuerpo, desde el sistema muscular hasta el cerebro, necesita nutrientes para funcionar de manera adecuada.  Para que estos lleguen a todos los lugares que lo necesitan, hace falta una coordinación perfecta de todo el organismo. Son las llamadas rutas metabólicas que van cambiando con la edad y cuyo funcionamiento marca, y mucho, nuestro nivel de envejecimiento. Cuanto peor nos alimentemos, más se notarán los estragos de la edad en nuestro cuerpo.

A medida que cumplimos años somos más sensibles a sufrir enfermedades de tipo cardiaco o arterial entre otras, por tanto, debemos ir cambiando la dieta en función de cada momento de nuestra vida.  La ingesta de alimentos sanos, con ausencia de aditivos artificiales, que contengan vitaminas, minerales y fibra nos ayudarán mucho. Además, está el agua. Beber agua es fundamental para ayudar a nuestro cuerpo y es algo que muchas personas no tienen en cuenta.

Consejos para hacernos mayores de una manera más sana

Son muchos los aspectos tanto alimentarios, como psicológicos o de rutinas que podemos impulsar para envejecer de una manera saludable. Porque tan importante es controlarnos, como hacer que esto no se convierta en una obsesión. Si algo se aprende con la edad es a disfrutar de la vida y sin duda, es algo que no se debe de perder. Aquí te dejamos algunas pautas para recordarte que el paso del tiempo no es algo negativo.

  • Disfruta de la cocina: hacernos mayores, entre otras cosas, nos da la experiencia necesaria para saber que lo bueno se cocina a fuego lento. Come sano pero que sea un placer. Cocina para ti, comparte mesa con amigos y familiares y apuesta por productos de calidad. Nosotros de eso sabemos un rato.
  • Deporte, deporte y más deporte: no nos cansaremos de repetirlo. El deporte junto a la comida sana es el pilar más importante para nuestro bienestar. Escoge el que más te guste, el que te haga feliz, y practícalo. No solo estarás en forma, sino que eliminarás estrés y te sentirás vivo.
  • Metas e ilusiones: con el paso del tiempo las perdemos. Y eso es un error. Estés en la crisis de los cuarenta, cincuenta, sesenta o setenta, tener algo en el horizonte es una medicina muy efectiva para afrontar el día a día. Ilusiónate con recorrer el mundo, con aprender un idioma, con crear un negocio en internet o con escribir una novela. Nunca es tarde.
  • Sé social: si te pesa la edad, si te sientes cansado o con el ánimo bajo, refúgiate en tus seres queridos. Habla con ellos, organiza planes, escúchalos. Somos animales sociales y con el paso de los años tendemos al aislamiento. El mundo sigue ahí afuera, esperándote, y no debemos dejarlo pasar. Como decía Steve Jobs, “Stay hungry. Stay foolish”.