¿Cómo afecta la comida basura a los adolescentes? – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+4,95€).

¿Recogida en tienda?


¿Cómo afecta la comida basura a los adolescentes?

 

La comida basura es un problema que afecta a muchos adolescentes en todo el mundo. Según los últimos datos, el 60% de ellos la consumen al menos una vez a la semana.

Una cifra que, a todas luces, puede suponer graves consecuencias para la salud, ya que este tipo de productos están llenos de calorías vacías y grasas saturadas.  En ese sentido, su consumo, así como un estilo de vida sedentario, puede contribuir a que los adolescentes tengan sobrepeso y puedan desarrollar enfermedades crónicas, como la diabetes o distintas afecciones cardiacas.

Además, su impacto lleva asociado un más que reseñable impacto psicológico que afecta de manera directa al estado de ánimo. Recuerda que como decimos siempre en Santa Teresa, somos lo que comemos y los adolescentes no escapan a esta cuestión.

Por eso, en el artículo de hoy vamos a entrar de lleno en esta problemática, para darte algunas pautas que a buen seguro podrán ayudarte.

La importancia de la alimentación en el desarrollo físico de los adolescentes

La alimentación es un factor muy importante para el desarrollo físico y los adolescentes, como los niños, atraviesan el momento clave en el devenir de su organismo.

Algunos estudios han demostrado que la comida basura afecta negativamente el crecimiento, pero no solo al respecto de la salud física, sino también para la mental y su bienestar diario.

Además de las citadas enfermedades que se asocian a este tipo de productos (incluida la obesidad y el sobrepeso), también puede afectar el rendimiento académico y social de los adolescentes.  La sensación de rechazo por cuestiones estéticas, la baja autoestima o cambios de humor drásticos, pueden ser consecuencia directa del abuso de productos de esa índole.

Por lo tanto, es muy importante que se alimenten de forma adecuada para garantizar que esto no ocurra y que practiquen actividad física de manera regular.

La dieta de los adolescentes debe incluir alimentos ricos en nutrientes como frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, lácteos bajos en grasa, etc. También es importante que beban mucha agua y eviten otro tipo de líquidos, que, en mayor o menor medida, vienen acompañados, al menos de excesos de azúcares (zumos, batidos, refrescos, etc.).

Obesidad y sobrepeso en los adolescentes españoles

La obesidad y el sobrepeso en los adolescentes españoles están en aumento desde hace años. Según un estudio realizado en 2017, el 21% de los adolescentes españoles eran obesos. Esto es un aumento del 5% en comparación con el año 2000, pero si lo comparamos con el 2022 la cifra ya roza el 25%, según el dato revelado por SEEDO (Sociedad Española de Obesidad), por tanto, estamos en un momento de máxima expansión en comparación con la evolución de décadas pasadas. Sin duda, vivimos una dramática situación nutricional, que tenemos que controlar cuanto antes.

Las relaciones sociales, el marketing, el precio o su poder adictivo son algunos de los factores que alientan a los más jóvenes a consumir semanalmente la denominada como comida basura.

¿Por qué es tan perjudicial la comida basura ?

La comida basura es extremadamente perjudicial para cuando nos encontramos en fases de desarrollo. Entre otras cosas, es muy alta en aditivos químicos, como saborizantes, azúcares calorías y grasas, que hace que sea su consumo sea muy atractivo e incluso adictivo.

Pero es un engaño, puesto que suelen ser productos bajos en nutrientes esenciales, lo que puede conducir a deficiencias dietéticas y con bajo efecto saciante, lo que provoca un mayor consumo para quitar el hambre.

¿Qué alimentos saludables debe de consumir un adolescente?

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los adolescentes necesitan alrededor de 2,000 a 3,200 calorías por día. Las necesidades calóricas varían según el sexo, la edad, la altura, el peso y el nivel de actividad física.

A partir de ahí, deben de consumir frutas y verduras frescas de forma diaria, así como disponer de proteínas magras (carnes blancas y pescados) y lácteos bajos en grasa en su dieta semanal.

¿Cómo pueden contribuir los padres a la alimentación sana de un adolescente?

Los padres pueden ayudar a los adolescentes a comer sano proporcionándoles una visión diferente de la alimentación de la que obtienen a través de las redes sociales o la televisión.

En Santa Teresa somos conscientes de que es una edad en la que la comunicación es extremadamente difícil con nuestros hijos, pero aquí van algunos consejos que tal vez puedan ayudarte:

  • Proporcionar alimentos saludables en casa y limitar la presencia de comida basura en la nevera o despensa.
  • Llevar a los adolescentes a la compra y enseñarles a leer las etiquetas de los alimentos y comprobar las enormes diferencias con los alimentos sanos.
  • Cocinar comidas saludables en casa y enseñarles a los adolescentes cómo hacerlo, invirtiendo tiempo en la presentación.
  • Promover el ejercicio físico y el movimiento activo tanto en actividades organizadas como en el ocio individual. Los equipos deportivos son una gran baza para esto.
  • Hablar sobre el tema de la alimentación sana y los hábitos saludables sin tapujos, advirtiendo de las graves consecuencias que supone.

Estas son algunas claves, pero si tienes dudas al respecto de la salud nutricional de tus hijos, no tardes ni un minuto en contactar con un profesional. La alimentación sana, junto con la actividad física y la estabilidad emocional, son fundamentales, no solo para el desarrollo de nuestros hijos, sino también para el bienestar de núcleo familiar.

No olvides que en Santa Teresa somos apasionados de la comida sana y que en nuestra página web puedes encontrar numerosas recetas que te ayudarán a conseguir el objetivo.