¿Cómo afecta el consumo de leche a nuestra salud y a la de los niños? – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+4,95€).

¿Recogida en tienda?


¿Cómo afecta el consumo de leche a nuestra salud y a la de los niños?

 

La leche y sus derivados son una fuente importante de calcio, proteínas y vitaminas A, D y B12. Sin embargo, en determinadas ocasiones puede acarrear algunos problemas de salud. Se trata, sin duda, de uno de los temas más controvertidos y comentados en el mundo de la nutrición.

Hasta hace unos pocos años, nadie parecía dudar de la importancia de incluir esta bebida en nuestros menús diarios, pero esto ha cambiado y hay muchas voces que trazan líneas discordantes con la teoría tradicional. ¿Qué hay de verdad en todo esto?

Hoy en el blog de Santa Teresa, donde nuestro objetivo es tu bienestar, vamos a ayudarte a despejar esas dudas y para ello, te daremos algunas claves para que incorpores los lácteos en tu menú semanal de forma saludable. ¿Nos acompañas?

¿Es saludable la leche?

Aunque muchas personas piensan que la leche es mala para la salud, hay muchos estudios que han demostrado que no es así. De hecho, la leche es una de las mejores fuentes de calcio y otros nutrientes esenciales para el cuerpo.

Entonces, ¿por qué tantas personas piensan que no se ha de consumir? En la mayoría de los casos se trata de una mala interpretación de lo que los estudios han demostrado y, en otras ocasiones, no responden a una cuestión holística, sino a algo más puntual en función de las características físicas de cada persona.

La leche contiene muchas vitaminas y minerales que son fundamentales para nuestro organismo, por tanto, no debemos suprimirla de nuestra dieta y si lo hacemos, hemos de estar preparados para sustituir sus aportes.

¿Esto quiere decir que no tiene nada de malo?  Por supuesto que sí, como cualquier producto consumido sin responsabilidad o con alguna afección específica que influya en su ingesta.

La leche puede ser particularmente problemática para personas con intolerancia a la lactosa; una condición en la que el cuerpo no puede digerir correctamente este tipo de un azúcar que se encuentra en la leche. Pero más allá de estas circunstancias, hablamos de un producto que ha sido fundamental en el desarrollo del ser humano.

¿Deben consumir leche los niños?

<h2>¿Deben consumir leche los niños?</h2>

Nuestras abuelas no se equivocaban. Los productos lácteos son muy importantes en el desarrollo de los más pequeños. La leche, el yogur y el queso aportan proteínas, calcio, vitaminas y minerales esenciales para el crecimiento y la salud de los niños.

No hay que olvidar que la leche es la principal fuente de nutrientes durante los primeros meses de vida. Los lácteos también suponen un gran aporte de energía, lo cual es fundamental para que los niños puedan aprender, crecer y jugar en las mejores condiciones. Los expertos recomiendan que consuman entre dos y tres raciones de lácteos cada día.

Cómo incluir la leche en nuestra alimentación

A pesar de tener claras sus bondades, a veces no sabemos cómo incluirla en nuestra alimentación. Te damos algunos consejos para que la leche forme parte de tus comidas:

  • Desayuno: un vaso de café con leche y tostadas es el desayuno perfecto. También puedes convertirla en batido o degustarla con frutas, como, por ejemplo, las clásicas fresas con leche.
  • Almuerzo y cena: incorpórala a tus recetas; es perfecta para cocinar y preparar sopas, cremas, carnes o pastas.
  • Postres: por supuesto, la leche también se puede utilizar en postres. Por ejemplo, en flanes, natillas o tartas.

Una manera fácil de incluir la leche en nuestra alimentación es beber un vaso en ayunas o antes de dormir. No podemos olvidarnos, por supuesto, de sus derivados: el queso y los yogures son soluciones que encantan a grandes y pequeños.

Las opciones son muchas, tan solo es cuestión de adecuarlas a nuestros gustos.

¿Qué tipo de leche es más saludable?

Hay muchos tipos de leche en el supermercado hoy en día. Pero, ¿cómo saber cuál es la mejor para tu familia? En general, todas las leches proporcionan los nutrientes esenciales que te hemos señalado. Sin embargo, hay algunas diferencias en cuanto a la cantidad de grasa, calorías que contienen y algunos aportes.

Por ejemplo, la leche entera es la que tiene más grasa y, por lo tanto, es menos saludable que el resto bajo ese prisma pero, sin embargo, cuenta con un alto porcentaje en ácidos grasos que son beneficiosos para la salud.

La leche desnatada, por otro lado, tiene menos grasa y calorías, por lo que es una buena opción para aquellos que buscan perder peso o mantenerse en forma. Y, por supuesto, la semidesnatada estaría en el término medio.

Respecto a la leche de origen vegetal es una opción saludable para aquellos que no consumen lactosa o tienen alergias. Se hace con una base de soja, almendras, coco o arroz. Es baja en calorías y grasa, pero no contiene proteínas ni vitaminas A y D, que se deben incorporar a la dieta desde otras fuentes.

Y ahora que ya te hemos aclarado los mitos y verdades sobre la leche, depende de ti. Descubre qué tipo de lácteo es más beneficioso para tu familia e incorpóralo en tu dieta.

La alimentación sana y la vida activa son la base del bienestar y desde Santa Teresa, queremos ayudarte a que lo consigas.

www.santateresagourmet.com