TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

€0,00 Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío.

¿Recogida en tienda?


La vitamina D; la vitamina con mayor déficit de la pandemia

 

Ha pasado algo más de un año desde que comenzaron en España las restricciones enfocadas a frenar la pandemia. No hace falta recordar la enorme lista de perjuicios tanto físicos como psicológicos que esta situación tan atípica ha dejado en nuestras vidas.

Y entre todos ellos, hoy queremos destacar uno físico que, de manera silenciosa, se ha ido extendiendo entre la población: el déficit de la llamada vitamina D.

Hay datos que apuntan a que casi un cuarenta por ciento de los españoles ha visto reducida la presencia de este compuesto en su organismo. En el artículo de hoy queremos desgranar su importancia y hablarte de algunos alimentos que nos pueden ayudar a recuperarla.

¿Qué es la vitamina D?

Lo primero que hay que saber es que la vitamina D no es una vitamina, sino una hormona que tiene una función muy importante en el cuerpo. Tiene un papel clave en la absorción del calcio o la correcta formación de músculos y huesos a través de los procesos metabólicos. Además, se apunta a que ayuda a protegernos ante algunos cánceres como el de mama y el de colon.

La menopausia es una de las etapas donde la carencia de vitamina D es más importante. Debido a ello, es muy común que las mujeres mayores de cincuenta años tengan tendencia a la osteoporosis, una enfermedad en la que el cuerpo destruye más masa ósea de la que puede generar. De ahí leemos los posibles efectos que supone su carencia y la importancia de regularla.

Covid-19 y vitamina D

Se pueden extraer muchas conclusiones sobre cómo ha impactado la pandemia en la presencia de la vitamina D en el cuerpo. Por un lado, la vía principal para obtenerla es a través de la luz solar. La piel la absorbe y es capaz de incorporarla al organismo para su correcto funcionamiento.

En ese sentido, el confinamiento produjo que muchas personas que no tenían acceso a terrazas o patios tuvieran esa carencia durante las semanas en las que no pudimos salir a la calle. Las restricciones, los miedos y las nuevas costumbres adquiridas en este período, también nos han alejado de los niveles habituales de vitamina D de los que disponíamos.

Por otro lado, existe una relación entre su presencia en el cuerpo y la resistencia al virus. Según un estudio del Dr. Michael F. Holick, cuanto más normalizada esté la presencia de la vitamina D en el organismo, menor es la posibilidad de contagiarnos.

La presencia de la vitamina D en los alimentos

 

 

¿Solo podemos obtener vitamina D a partir de la luz solar? No, nada más lejos. Si bien es cierto que es la fuente principal, podemos encontrar muchos alimentos que nos proporcionan un gran aporte de esta hormona. El portal de salud de la Junta de Castilla y León, apunta a que la clave es el consumo de una dieta variada, donde los lácteos, pescados azules, huevo, verduras y algunas carnes como el hígado, tengan presencia.

Son muchos los productos de Santa Teresa que pueden contribuir a obtener ese plus de vitamina D que necesitas. Te presentamos algunos de ellos:

  • Huevo hilado: Elaborado solo con Yema de Huevo y azúcar, cien por cien natural, es un complemento perfecto para cualquier plato. Puedes añadirlo a tus menús diarios tanto en platos salados, como en postres.
  • Yemas de Santa Teresa: Nuestro producto más icónico puede convertirse ocasionalmente en ese aporte extra, gracias a su elaboración con yema de huevo. Un bocado delicioso para darte un capricho.
  • Crema de champiñones: Saludables, riquísimas y listas para ser servidas. Una de ellas, la de champiñón, nos ofrece vitamina D, ya que los hongos son una de sus fuentes principales.
  • Pastel de cabracho: Por último, te recomendamos el Pastel de cabracho Santa Teresa. Una receta casera con este pescado, tan suave y delicada que hará las delicias de los paladares más gourmets.