TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

€0,00 Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío.

¿Recogida en tienda?


Consejos para dormir con calor

 

El verano tiene muchas cosas positivas como las vacaciones, la piscina, la playa o el tiempo con nuestros seres queridos. Sin embargo, año tras año nos enfrentamos a una incómoda dificultad y no es otra que la de conciliar el sueño con altas temperaturas. Durante los últimos tiempos, más aún a raíz de la pandemia, son muchas las personas que han sufrido algún tipo de trastorno relacionado con el descanso.

Por ello en este artículo de Santa Teresa vamos a ofrecerte algunos consejos para que con pequeños retoques en tus rutinas puedas dormir mejor cuando el calor haga presencia en la noche.

¿Cómo afecta el calor al sueño?

Según los estudios, nuestro organismo sufre para conciliar el sueño cuando se superan los 26 grados en nuestra habitación. Dormimos mejor cuando nuestra temperatura es fría, de hecho, en invierno se recomiendan bajar la calefacción durante la noche. Cuando esto no ocurre, el cuerpo no es capaz de refrigerarse como debe y ejecuta un estado de alerta con el que es muy difícil relajarse. Del mismo modo que ocurre con la actividad física en verano, la sudoración o el aumento del ritmo cardiaco son defensas ante el calor que nos alejan del descanso.

Pero resolver ésto nos será mucho más fácil si conocemos el origen del problema. La clave es disipar el calor que el organismo no es capaz por sí mismo. Vamos a darte algunas claves.

Rutinas para dormir mejor

  • Evita las siestas largas: aunque pueda resultar muy apetecible en verano, las siestas no deben superar la media hora. Puede resultar ilógico, pero dormir la siesta en exceso contribuirá al cansancio y al insomnio.
  • Aleja el deporte de las últimas horas del día: como hemos visto en anteriores artículos, el deporte eleva el calor corporal y activa nuestro organismo. Aunque la actividad física es muy beneficiosa, practicarla antes de dormir no es lo mejor si tenemos problemas de sueño.
  • Mantén tu habitación fresca: ventilar nuestro cuarto en las primeras horas del día y dejarlo en penumbra el resto, puede ser un gran aliado para contener el aumento de las temperaturas. Si tienes ventanas abatibles, utilízalas con las persianas bajadas para que entre el aire pero no el sol.
  • Utiliza pijamas ligeros: tejidos como el lino o el algodón transpiran mucho mejor que otros. Nos ayudarán, sobre todo, a eliminar la sensación desagradable de la sudoración.

La alimentación como clave para dormir mejor en verano

Pero una de las claves más importantes y, a la vez, más descuidadas es la alimentación. Su influencia a la hora de conciliar el sueño es muy grande, pero pocas personas le dan la atención que merece.

Los seres humanos somos rutinarios. Nuestro cuerpo se acostumbra y rinde con más eficiencia a medida que realizamos una misma actividad. Esto lo vemos en actividades físicas, pero también en otros hábitos como la lectura o la meditación o en prácticas tan habituales como conducir. Lo que ocurre en verano es que alteramos tanto nuestras rutinas alimentarias, que en muchas ocasiones nos cuesta adaptarnos.

Las cenas con amigos, las tardes en terrazas, las barbacoas, los helados, los aperitivos...Cambiamos horarios, hábitos y productos que en muchos casos no son tan sanos como parecen. Recuerda que somos lo que comemos y en verano, más que nunca, tenemos que cuidar nuestra dieta.

En estos meses de tanto calor tenemos que apostar por comidas y cenas ligeras. Por supuesto, no se trata de que pases hambre, pero sí que ayudes a tu sistema digestivo a no tener que hacer esfuerzos extra. Hay muchísimos productos de temporada en estos meses que no solo te van a resultar apetecibles, sino también refrescantes y sanos.

Nosotros te recomendamos que pruebes nuestras cremas de verduras. Pocas cosas hay más sanas para finalizar el día. Las Cremas de Verdura Santa Teresa se realizan con ingredientes cien por cien naturales, como si las hicieras tú en casa y sin ningún tipo de aditivo. Por supuesto puedes tomarlas frías y añadirlas los toppings que más te gusten, como crouttons o trocitos de jamón.

Pero hay muchas más opciones como ensaladas, pescados, frutas y por qué no, un vasito de gazpacho, también Santa Teresa, por supuesto. Como ves, con pequeños cambios podrás experimentar un mejor descanso. Te deseamos dulces sueños, que descanses.