Ideas para desayunar bien – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+6,90€).

¿Recogida en tienda?


Ideas para desayunar bien

 

Hemos escuchado hablar muchas veces sobre la importancia de empezar el día con un buen desayuno. Pese a ello, lo seguimos haciendo de manera escasa, rápida o con alimentos ultraprocesados y poco naturales que acaban siendo perjudiciales para nuestro organismo.

Aunque parezca difícil de creer, las personas que no desayunan o no lo hacen con la suficiente carga energética, acaban teniendo problemas de sobrepeso. El cuerpo se resiente tras haber pasado muchas horas de ayuno y en la siguiente comida nos vemos obligados a tomar más calorías de las necesarias para saciar el hambre. Por supuesto, también aparecen otros síntomas negativos relacionados con la memoria, el estado de ánimo o la concentración. En el caso de los niños todavía es más importante, ya que tanto su cuerpo como su cerebro están en proceso de crecimiento.

Por tanto, es muy importante no saltarnos nunca esa primera comida del día y disfrutarla de una manera sana. En las siguientes líneas vamos a darte algunas claves sencillas para que puedas conseguirlo.

Fruta frente a los azúcares refinados

El organismo necesita azúcar para rendir a lo largo del día, es el combustible que nutre a nuestras neuronas. Pero eso no quiere decir, por ejemplo, que demos vía libre a los bizcochos industriales en el desayuno y los tomemos sin control. El cuerpo humano es capaz de generar glucosa a través de otras fuentes más sanas. No tenemos que eliminar los riquísimos dulces caseros de nuestra dieta, pero sí realizar un consumo responsable de estos.

Pero entonces ¿de dónde sacamos el azúcar para estar llenos de energía? Una buena idea son las frutas. Alimentos como las fresas, las sandías, las frambuesas o los arándonos, presentan alrededor de 4 gramos de azúcar por cada 100 de producto y nos aportarán, además, vitaminas, minerales y fibra.

Cereales integrales: en copos o en tostadas

Los cereales son una opción muy adecuada para incluirlos en nuestro desayuno. Son buenos tanto para adultos como para niños, nos ayudan a equilibrar los niveles de azúcar y controlan el sistema digestivo. Se combinan muy bien en copos con yogur, kéfir y fruta o en tostadas con ahumados, requesón o aguacate y nos dan un gran aporte energético para afrontar el día.

Pero hay que tener cuidado a la hora de elegir los cereales que vamos a tomar, no todos valen. La avena, por ejemplo, combinada con manzana o fresas es una alternativa perfecta. Es rica en aminoácidos y proteínas, ayuda a regenerar tejidos y combate dolencias gastrointestinales. Otro de los cereales más recomendados es el centeno. Es rico en vitamina A y ácido fólico.

Huevos para empezar el día

Aunque en nuestro país no hayan sido tan populares hasta los últimos años, lo cierto es que no piensan igual en lugares como Londres o Nueva York. Allí el huevo es un ingrediente básico de cualquier desayuno y no les faltan razones para que así sea. Poseen un alto valor nutricional para el organismo puesto que combinan grasas buenas junto con aminoácidos esenciales. Debido a su alta concentración de proteínas generan un gran efecto saciante y por tanto nos ayudan a tener controlado el hambre. Por supuesto son muy adecuados para las personas que practiquen deporte con asiduidad.

Hay muchas formas de consumirlos de una manera sana para alejarnos de los clásicos huevos fritos. Podemos tomarlos revueltos, a la plancha sin apenas aceite o bien cocidos sobre una tostada.

Lácteos en el desayuno

Algo parecido a lo que ocurre con el huevo sucede con los lácteos, puesto que nos quitan el hambre con facilidad. Desde siempre nuestras madres y abuelas nos han insistido en tomar leche para “crecer más”, pero las últimas tendencias han sugerido incluso su eliminación. Más allá de las intolerancias o enfermedades como la diabetes ¿es perjudicial el consumo de lácteos en el desayuno? Por supuesto que no. La leche nos proporciona la mayor parte del calcio diario que necesitamos y buenas dosis de vitamina D.

Más allá del tradicional vaso de leche, podemos comenzar el día con yogures, kéfir o quesos frescos que combinaremos con frutas, verduras o tostadas.

Y un toque de energía extra para los más deportistas

 

 

Ya te hemos hablado alguna vez de las ventajas que ofrece el membrillo a los deportistas. Si tienes previsto hacer deporte por la mañana, la idea de incluirlo en tu desayuno es perfecta para que obtengas toda la energía que necesitas. El membrillo facilita una buena digestión y nos ayuda a disponer de las reservas de glucógeno adecuadas para la realización de ejercicio físico.

Lo puedes tomar de mil maneras, en lonchas, en tostadas, con queso, como ingrediente en un sándwich… ¿Y sabes lo mejor de todo? Nadie hace el membrillo como nosotros. En nuestra web o tiendas físicas encontrarás una amplia gama de Membrillo Santa Teresa.