Ideas para desayunos saludables y veraniegos – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+4,95€).

¿Recogida en tienda?


Ideas para desayunos saludables y veraniegos

 

Llega el verano y con él una época en la que se juntan dos vertientes. Por un lado, nos apetece vernos mejor y, por otro, nuestro cuerpo pide alimentos más ligeros y refrescantes. Las altas temperaturas, la acción solar, el deporte y el descanso, hacen que de una forma u otra, necesitemos un tipo de dieta diferente a la del resto del año.

En ese sentido, los desayunos juegan un papel muy importante en la balanza nutricional veraniega. Si durante todo el año son fundamentales, ahora todavía más, ya que se convierten en la salvaguarda energética para afrontar días más largos que en los meses fríos. Pero esto no es sinónimo de dar vía libre a la ingesta de cualquier tipo producto, nada más lejos, como siempre es necesario planificar nuestros desayunos para que logremos mantener una dieta equilibrada. A fin de cuentas, la alimentación es la base de nuestro bienestar y para Santa Teresa, ese es el objetivo, que te sientas bien.

Por eso y para allanarte el camino, hoy vamos a darte algunas pautas y ejemplos para que desayunar bien en verano no se convierta en misión imposible. ¿Nos acompañas?

¿Cómo planificar bien un desayuno en verano?

Aunque parezca increíble, hoy en día el desayuno sigue siendo la comida más menospreciada en la sociedad. Y no será porque no se ha hecho hincapié en este aspecto. Muchas personas siguen creyendo que eliminando el desayuno de su rutina o haciéndolo de manera testimonial, se puede llegar a perder peso o bien, se puede ir equilibrado con el resto de las ingestas diarias. Es un gran error y precisamente obtendremos el efecto contrario a lo que estamos buscando. Mantendremos a lo largo del día mayor sensación de hambre y debilidad, lo que nos provocará comer más cantidad y con más frecuencia.

Por ello hemos de llevar una adecuada planificación para que, desde la primera hora del día hasta la última, nuestro organismo disponga de los nutrientes necesarios para afrontar la jornada. Y como decimos, el desayuno tiene una importancia capital.

¿Y cómo lo haremos? Te planteamos un esquema muy sencillo que a buen seguro podrás llevar a cabo. Un desayuno debe tener entre 300 kcal y 500 kcal para un adulto, lo que se traduce como un 25% del total diario. Entre ellas no deberían faltar los lácteos, el pan, las frutas y algún alimento proteico. A continuación de explicamos los motivos.

Los alimentos que hay que desayunar en verano

Durante los meses de junio, julio y agosto, nuestro cuerpo necesita una mayor cantidad de líquido que durante el resto del año. Es muy importante mantenernos hidratados y por eso, desde la primera comida del día hemos de tener presente alimentos con alto contenido en agua. De ahí que las frutas sean las mejores compañeras de viaje en las épocas de más calor y de todas ellas, las más refrescantes como la sandía, el melón, la pera o la fresa. Además, su volumen genera un mayor efecto saciante, lo que nos ayudará a mantener el hambre a raya durante el resto del día.

Y la pregunta del millón en este aspecto es la siguiente: ¿zumos sí o zumos no? La respuesta es que siempre que podamos elegir, es mejor tomar la fruta entera ya que dispondremos de todos sus nutrientes y evitaremos una mayor ingesta del azúcar que se libera en el proceso.

Los lácteos y sus derivados deben de estar presentes en nuestro desayuno en mayor o menor medida, ya que nos aportan calcio, fósforo y vitamina D, que son fundamentales para nuestro bienestar físico.

Por último, no podemos dejar de señalar al pan y a los cereales como fuente energética, siempre que podamos consumirla, y algún elemento rico en proteínas como el huevo, el hummus, la almendra, el pollo o el pescado, que nos ayudan a mantener en buen estado nuestros músculos.

Algunas ideas para desayunar

Con todo lo que te hemos explicado, se nos abre un mundo de posibilidades que satisfarán tu apetito durante los meses de verano. Solo tenemos que salir de nuestra zona de confort y ver que hay muchas más opciones de las que pensamos para dar un toque diferente a nuestros desayunos habituales. Aquí van algunas ideas para todos los gustos y niveles calóricos. Ya solo te queda elegir las que más se adapten a ti y disfrutar de ellas.

-Café con leche, tostadas de pan integral con Hummus Santa Teresa y mix de sandía y melón.

-Bol de yogurt griego con fresas, melocotón y frutos secos y cereales.

-Tosta de huevos revueltos, café cappuccino y una Yema de Santa Teresa.

-Brochetas de fruta, café con leche y lonchas de pavo.

-Café con leche, tostadas de pan integral con queso fresco, tomate natural y aceite de oliva virgen extra.

-Sándwich de Membrillo Santa Teresa, queso fresco y rúcula y yogur con toppings de frutos secos.