Receta de Falsa Anguila rellena de membrillo – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+4,95€).

¿Recogida en tienda?


Receta de Falsa Anguila rellena de membrillo

por Santa Teresa Gourmet Recetas

Deleita a tus invitados con esta dulce receta. Disfruta de las diferentes capas de la masa del hojaldre con el sabor más dulce del Membrillo. En estas fechas elige un postre diferente pero increíble por su sabor. Listo en 40 minutos para triunfar con tu lado más dulce.

Ingredientes

  • Una plancha de hojaldre.
  • 310 gr de Membrillo Santa Teresa
  • Un huevo (para pintar)
  • Para la decoración:
  • 65 gr de mantequilla.
  • 25 gr de azúcar glass.
  • 125 gr de queso de untar.

Elaboración

1. Para elaborar esta receta, comenzamos partiendo la plancha de hojaldre por la mitad, para conseguir dos rectángulos si es cuadrada o dos medias lunas si es redonda. A continuación, batimos el huevo en un bol, y reservamos para después.

 

2. Después, colocamos los trocitos de Membrillo Santa Teresa en el centro del hojaldre de lado a lado, en las dos mitades. Para cerrar el hojaldre, cubrimos el relleno de membrillo con uno de los lados, pintamos el borde con el huevo batido y lo cerramos con el otro lado. Vamos creando la forma de un canelón, y repetiremos igual con la otra mitad.

 

3. Una vez que tengamos las dos mitades listas, empezaremos a formar la caracola, para ello, dejaremos en la parte inferior la zona que hemos pegado con el huevo. A continuación, enrollamos las dos mitades de hojaldre y pintamos con el huevo batido solamente la parte de arriba. Después, precalentamos el horno a 180ºC y horneamos durante unos 30 o 40 minutos, hasta que veamos que nuestro canelón de hojaldre se va dorando.

 

4. Para el glaseado, mezclamos en un bol el azúcar glass, la mantequilla y el queso de untar y removemos bien hasta que sea una pasta homogénea. Después lo metemos en corneto y reservamos para después.

 

5. Por último, una vez extraído del horno y el hojaldre en templado, decoramos con el glaseado creando unas líneas.

 

¡Y todo listo para triunfar!