Receta de Ensalada de Bacalao – Santa Teresa Gourmet

TU BOLSA DE LA COMPRA


Precio
CANTIDAD

TOTAL

0,00 € Actualizar Carrito

En este resumen de carrito no se incluyen los gastos de envío (+6,90€).

¿Recogida en tienda?


Receta de Ensalada de Bacalao

por Santa Teresa Gourmet Recetas

El bacalao es un alimento de indiscutible valor gastronómico, y, ahora, acompañado con el sabor del Salmorejo Santa Teresa se convierte en un plato fácil y sencillo para disfrutar como picoteo saludable con tus amigos.

Ingredientes

Elaboración

1. Para preparar este plato, comenzamos cortando los ajos en láminas. Preparamos una sartén con un chorrito de aceite y los pasamos hasta que estén doraditos. Retiramos del fuego, dejamos enfriar y los cubrimos con un poquito de Aceite de Oliva Virgen Extra Santa Teresa. A continuación, introducimos los lomos de bacalao que hayamos elegido en una bolsa de vacío o, si no tuviéramos, en una bolsa zip, y regamos con un poquito de nuestro aceite de ajos y los ajos laminados.

 

2. Para confitar el bacalao, hacemos el vacío o, en el caso de las bolsas zip, las cerramos intentando que quede la menor cantidad de aire posible dentro de la bolsa. A continuación, calentamos una olla con abundante agua e introducimos las bolsas preparadas con el bacalao dentro y dejamos que cuezan. Podemos hacerlo también en un horno de vapor a unos 70ºC durante unos 15 minutos aproximadamente, dependiendo del grosor de la tajada de bacalao.

 

3. Después, en un recipiente mezclamos las lechugas variadas con la rúcula y, con la ayuda de un cuchillo, las cortamos para que nos sean más manejables al momento de preparar nuestra ensalada.

 

4. Ya estamos en el emplatado, ¡esto va rápido! Bien, pues con la ayuda de un molde ponemos una cama de lechugas y encima de éstas el bacalao desmigado junto con las laminitas de ajo en un plato hondo.

 

 

5. Por último, vamos incorporando por los lados el Salmorejo Santa Teresa y desmoldamos cuidadosamente el bacalao. Después, aliñamos el plato con el aceitito que se nos quedó en las bolsas al confitar el bacalao ¡y listo para comer!